¿Para qué sirven las lunas del coche?

Las lunas o los cristales del coche son uno de los elementos de seguridad más importante del vehículo, ya que, aíslan a los ocupantes de todo lo que ocurre en el exterior. Por un lado los cristales del coche nos protegen mientras vamos conduciendo, del viento, el agua, los insectos, etc, pero esa no es su única función, ya que, gracias a la forma que tiene la luna y a la composición de la misma, en caso de accidente intenta proteger a los ocupantes del vehículo evitando aplastamiento y la rotura del cristal en mil pedazos.


Antiguamente el tipo de cristal que se instalaba en los vehículos era de vidrio plano, es decir, el mismo material con el que se realizan las ventanas. Este tipo de lunas cumplian parte del plan de seguridad que se necesitaba en un coche, pero cuando se producía un accidente la luna del vehículo saltaba, se rompía y creaba una lluvia de cristales, ocasionando daños a los conductores y ocupantes del vehículo.


Por este motivo y para aumentar la seguridad de los vehículos, desde 1983 es obligatorio que el tipo de vidrio con el que se monta el parabrisas sea laminado. El vidrio laminado es una mezcla de vidrio y plástico, lo que le hace resistente a los impactos y no se rompe en pedazos dañando a los ocupantes del vehículo.

Así que ya sabe si tiene un problema con la luna de tu coche y quieres solucionarlo antes de que afecte al cristal entero te ofrecemos un eficiente servicio de sustitución de cristales de coches en Toledo. En nuestro taller mecánico trabajamos con celeridad y minuciosidad para tener su coche listo lo antes posible y poniendo atención hasta en los más mínimos detalles.